martes, 19 de agosto de 2008

Supercabreada Osea, o cómo comerse un marrón por el vil metal

Como os podréis imaginar por el título, escribo esta entrada con un estado de ánimo bastante cercano a la mala leche. Resulta que tengo uno de esos trabajos de verano por los que te pagan una mierda, pero lo cogí igualmente porque necesitaba la pasta para poder irme a Bochum sin pedir mucha pasta a mamá. Qué le vamos a hacer, autosuficiente que intenta ser una. Y en mi trabajo de verano resulta que ha surgido un problema informático (que, según me dijeron mis compis cuando los jefes no estaban, fue causado porque algún informático marisavidillo actualizó un programa incorrectamente y que, para más inri ¡se solucionó en una hora!). Como surgió durante mi turno y, como no podía ser de otra manera viene siendo que yo soy el Último Mono, resulta que me he comido yo el marrón. Total, que hoy ha venido la Jefa Jefaza y me ha pegado la bronca. El caso es que según ella lo mío ha sido un problema de actitud (en todo caso sería un problema informático, ¿no?) y me dijo que, ya antes de hablar conmigo, había llamado a la ett que me contrata para dar parte de esa mala actitud; toma ejemplo de buena gestión de recursos humanos y de solución de problemas. Y bueno, yo no supe muy bien qué decirle porque toda aquella situación había sido engordada por la actitud de su Super-subalterno (el jefín que estaba allí en ese momento). En fin, que para terminar la faena, me ha dado por buscar el nombre de Jefa-jefaza en google y resulta que ¡en varios de los puestos en los que ha estado trabajando ha sido degradada por su actitud! Maravillas de la vida. Y si no me creéis buscad el artículo titulado "Jefa-jefaza. Flor de guerra y paz" (Obviamente omito todos los nombres)

3 comentarios:

Fantastic dijo...

Me ha hecho mucha ilusión que le recomendaras mi blog a alguien, a pesar de contar con sólo 3 o 4 entradillas. Son cosas que a una le alegran el día (y le obligan a escribir más :P).
Bueno, pues que te sea leve lo del trabajo y lo de la jefa-jefaza. Pensando en la pasta igual se te hace más llevadero... como todo en esta vida. Si al final es el dinero lo que mueve el mundo.
En fin, me voy a escribir algo alguito que el diario ya me está estirando de las orejas (sí, le han crecido manicas y todo).
Saludos :*

ranguito dijo...

Si te sirve de consuelo yo también fui "último mono" en mi oficina y me comí varios marrones injustamente.
Espero que tengas mucha suerte y aprendas mucho en Bochum.
Muchas gracias por visitar mis blog.
Un saludo amiga.

Fantastic dijo...

Gracias por tus palabras, al final reflexioné un rato y lo olvidé sin más... aunque lo que tú has escrito intentaré tenerlo siempre en mente, creo que me será de ayuda.
Un beso!